Shaolin Kungfu - Taichichuan

Artes Marciales Chinas Tradicionales

BLOG

BLOG

ENTREVISTA A DANIEL PEREZ

Posted on January 7, 2020 at 9:50 AM

 

Gracias a Sifu Manuel Tirado por la realización de la entrevista.

Manuel Tirado es maestro de Taichichuan, alumno directo del Gran Maestro Wong Kiew Kit desde 1995, lleva más de 40 años practicando artes marciales y con tres décadas dedicadas a la enseñanza. Es 8º Dan y maestro de Taekwondo, ha entrenado desde niños y adultos, hasta campeones internacionales. Durante 12 años entrenador de la seleccion madrileña de Taekwondo y 4 colaborador de la selección española. Obtuvo el premio al mejor entrenador en del año 1998. Terapeuta profesional de Shiatsu desde 1996.


Sifu Daniel y Sifu Manuel

1. Puedes presentarte brevemente:

Si, con mucho gusto. Me llamo Daniel Pérez y mi escuela “Shaolinbcn”, se dedica a la enseñanza de:
Chikung, el arte chino del control de la energía vital para la salud, longevidad y meditación.
Artes Marciales Chinas (llamadas popularmente Kungfu), nuestros estilos son Shaolin del Sur y el Taichichuan.

Aparte de eso, soy acupuntor, profesor de medicina oriental y también homeópata.

 

2. Con quién te has formado?

Principalmente con el Gran Maestro Wong Kiew Kit del Instituto Shaolin Wahnam. He hecho cursos con otros profesores de artes marciales chinas, incluído Taichi, y de Chikung, pero mi maestro principal, es el maestro Wong.

En cuanto a las terapias, me formé en la Escuela de Acupuntura Coreana, y en la escuela de Terapia Integrativa C.A.B.

 

3. Porqué o cómo llegaste al Kungfu y el Chikung?

Mi primer contacto fue en 1995, sobre los 25 años, más o menos. La razón fue la búsqueda de un camino en la vida, me atrajo el Taichi y la filosofía oriental. Yo siempre he pensado, que el Taichi lo practican muchas personas, pero atrae especialmente a algunas con una marcada sensibilidad, como es mi caso. En aquella época padecía mucha ansiedad, además como siempre he sido más bien introvertido, imaginé o intuí, que había mucho más que sólo movimientos armónicos escondidos en tras su práctica.

 

4. Porque consideras al Maestro Wong Kiew Kit como tu mayor influencia?

Como le explico a cualquier persona que me pregunta, no tardé en ver que la mayoría de practicantes de cualquier estilo de Kungfu, no eran capaces de usar las posiciones, técnicas y principios del Kungfu en combate, usaban un “estilo libre sin formas”, cogiendo cosas de otros sistemas de combate. Nunca olvidaré una ocasión en 1997 en la que estaba en un curso en la INEF de Madrid, con decenas de personas que querían un diploma oficial de instructor de Taichi, y escuche la conversación de un grupo, entre los que había un par de personas que se dedicaban a la seguridad. Como yo era muy tímido no hablaba...pero eso no me impedía oir, jajaja... Hablaban de que en la pelea real no hay formas, que las formas tradicionales son sólo para entrenar y que los movimientos de Kungfu (y Taichi) no sirven, son ridículos para usarlos en un combate.

Para mí, fue muy decepcionante,...y frustrante, porque había parte de razón, yo no sabía usar los movimientos (y estoy seguro de que ellos, con su aspecto musculoso y aguerrido, tampoco).

Por un lado, algunos libros que yo tenía en casa, hablaban de los maestros antiguos como grandes luchadores y de las técnicas tradicionales que usaban, pero yo no había visto a nadie usarlas en nuestra época. El Gran Maestro Wong fue la persona que demostró que el Kungfu si puede usarse y que el Chi o energía, existe.

 

5. Entonces, ¿el Kungfu sirve para defenderte, si o no?

Por supuesto que si. Los maestros antiguos no eran tontos, como sin querer, vienen a decir implícitamente muchos profesores y practicantes actuales. De hecho, por lo que sé, eran luchadores de un nivel mucho más alto, incomparable a la actualidad, básicamente, porque a veces, su supervivencia dependía de ello.

El problema del Kungfu tradicional, es que en los últimos 100 años, se ha ido perdiendo por distintos motivos históricos, culturales, políticos y coyunturales, sobre todo, su metodología para aprender a usar técnicas muy sofisticadas en combate. Al perderse el método sistemático, las técnicas se vuelven inútiles, son una carga más que una ventaja.

 

6. Cómo comparas al Kungfu con otras artes marciales

No se trata de comparar, todas las Artes Marciales Tradicionales, son útiles y sirven muy bien para formar el carácter del practicante serio, casi siempre, es el profesor y cómo enseña, lo que influye en el resultado. Los sistemas de Defensa Personal ya sea civil, policial o militar también son útiles, e incluso los Deportes de Combate.

Yo diría, que la característica que hace especial al Kungfu tradicional (al Kungfu ideal, que no suele ser fácil de encontrar), es que su beneficio va más allá del combate, e incluso más allá de la salud y la formación del carácter, siendo en sí mismo, un método de preparación para el cultivo espiritual.

 

7. Qué le dirías a alguien que quiere aprender a defenderse con el Kungfu

Que busque a alguien que sea capaz de defenderse con el Kungfu, jajaja...El tema de la Defensa Personal está de moda, cada dos por tres, te encontrarás en Facebook, Instagram,etc...el profesor o sistema “secreto” que usan la las fuerzas de élite de tal o cual ejército, etc...Mi respuesta personal es que la Defensa Personal comienza antes, aprendiendo a “leer” a las personas, a “sentir” los problemas antes de que inicien y a evitar la confrontación, lo que normalmente requiere desaparecer de la zona peligrosa.

Una vez, que todo eso ha fallado, ya no se trata de qué sistema funciona o no, eso depende de la opinión de cada uno. Se trata de si eres capaz de usarlo.

 

8. Cuál es tu consejo ante una situación violenta

Lo he dicho antes, evitarla o huir. En el caso muy raro de no poder usar esas dos opciones, tienes que ser contundente, reducir o dejar fuera de combate al agresor en el mínimo espacio de tiempo posible (mejor si todo dura menos de cinco segundos) y huir, sabiendo que las cosas pueden salir mal, y que puedes incluso acabar ante los tribunales.

Hay que tener en cuenta dos cosas sobre las personas violentas, una, es que están acostumbradas a la violencia y la persona pacífica, no. Dos, es que no van a tener compasión ni escrúpulos con su víctima.

 

9. Crees que se aborda correctamente el tema de la seguridad ciudadana?

No soy quien para decirlo, pero si que puedo dar mi opinión, guste o no. Los políticos, quienes al fin y al cabo, forjan las leyes y tienen cierto control sobre las políticas policiales, penitenciarias y preventivas, siempre hacen todo en función de votos y dinero. En otras palabras, a la mayoría no le afecta mucho la seguridad real. Los privilegiados, viven muy bien y niegan que haya inseguridad, claro, ellos viven en zonas acomodadas y no tienen que coger el metro a primera hora el fin de semana para ir a trabajar a zonas conflictivas. La culpa no es de la policía, porque no nos engañemos, como es lógico, la policía no está cuando pasan las cosas, llegan después.

Otra cosa, es que las políticas de izquierdas suelen culpar a la sociedad (como si la “sociedad” fuera un ente que lo explica todo), del fenómeno de la violencia, “el hombre es malo porque lo han hecho así por culpa de la desigualdad social”. Eso no explica, porque la mayoría de la gente de barrios humildes no se mete con nadie, y también he visto a gente “bien” con un comportamiento “mal”. La derecha, usa la política contraria, todo lo deja al individuo, así, el violento tiene una maldad intrínseca.

Mi opinión, es que ambas formas de verlo son extremistas e incorrectas, las dos tienen parte de razón, pero por separado, no.

Para mí, las personas violentas son de dos tipos generales: antisocial y depredador. El primer tipo incluye a esas personas que han aprendido a sobrevivir con violencia, son reactivos y de sangre caliente y solucionan las cosas con violencia. El segundo tipo, es el agresor frío, calculador, psicopático y usa la violencia porque le sirve para su propósito.

Estos dos tipos de persona violenta son igualmente peligrosos a efectos prácticos para la gente pacífica, pero requieren de una intervención distinta en el ámbito penal.

Conozco bien a éstos dos tipos generales, porque los he sufrido, los he visto actuar y a algunos los he tenido en mi círculo íntimo. Aprovecho también, para agradecer al fallecido piscólogo forense y criminólogo José Manuel Pozueco Romero, de quien aprendí mucho sobre el tema.

Cuando era adolescente, tenía una visión infantil de los violentos, pensaba que eran víctimas de injusticias o que estaban mal de la cabeza. Me costó más de 40 años ver las cosas como son, que simplemente hay personas que usan la violencia bien porque les sirve o bien porque les gusta.

 

10. Es una visión muy negativa del ser humano.

Yo creo que es realista. De todas formas, creo que ya hay demasiada agresividad y narcisismo en el mundo y todo empieza por la mente, los pensamientos y las actitudes individuales. Para vivir en paz, tienes que empezar por tener paz en tu mente, y rodearte de gente buena. Eso es lo principal. Después, es importante tener consideración con los demás, lo cual no significa que tengas que estar de acuerdo con todos ni hacer lo ellos quieren. Lo que piensen los demás de ti, no importa, son sólo opiniones. La práctica del Kungfu (incluido el Taichi) o el Chikung y la Meditación, ayudan a encontrar el estado de bienestar natural original, una vez encontrado te ayudará a vivir sin perder tu centro de equilbrio a pesar de las circunstancias o de las personas “difíciles” y con malas intenciones que puedan aparecer.

 

 

11. Antes has hablado de que padecías ansiedad cuando empezó tu interés por el Taichi.

Si, todo viene desde pequeño, no es agradable ser tímido y sensible, y no tener recursos ni una guía para tratar con animales humanos. Además, una vida de soledad, hace que seas prácticamente un “disminuido social”, sin habilidades para relacionarte de forma más o menos natural. Pero además, de eso, siempre he tenido una salud y constitución débil...bueno, no siempre, ahora ya no. Eso se lo debo a la práctica, ahora es al revés, algunos de mis conocidos de mi edad, me hablan de su declive y lo dan por hecho como algo normal al envejecer...pero yo me siento radiante de salud.

 

12. Cómo funciona el Chikung para mejorar la salud?

En realidad, es muy sencillo, tanto que mucha gente no lo cree. No hace falta saber la teoría de la medicina oriental, no hace falta estar horas practicando cada día, no hace falta ser listo, alto, fuerte o joven.

El Chikung, lo que hace es dos cosas: hacer que la energía vital circule mejor y aumentar el nivel de energía. La energía vital es lo que hace que todo funcione y nos mantiene vivos. De hecho, estoy seguro al 100% de que mientras haya un buen flujo de energía, no te mueres.

La enfermedad, o mejor dicho, la gran variedad de signos y síntomas que existen, son para el Chikung, sólo manifestaciones del bloqueo de energía, por tanto, una vez despejado el bloqueo, la salud, como es natural, se restablece.

Hay un factor clave, y es que se debe practicar auténtico Chikung, no sólo imitar la forma o técnica física. Para ello, hace falta un auténtico profesor de Chikung...y eso, ya no es tan fácil de encontrar. Otro factor clave es que hay que dedicar unos minutos cada día a practicar, los milagros no ocurren, es la persistencia en la práctica correcta la que da beneficios. Los beneficios llegan siempre, ya sea en un mes o en cinco años....pero llegan.

 

 

13. ¿Cómo contribuye el Kungfu, Taichí o Chikung al desarrollo espiritual?

Todas éstas artes incluyen el entrenamiento de la mente o espíritu. Pero el objetivo de nuestra escuela es más modesto, ya que el cultivo espiritual serio es sólo para personas muy preparadas y dispuestas a renunciar a todo para ello. Para el resto de mortales, nos conformamos con vivir una vida con salud, sentir paz, libertad y alegría.

Quiero mencionar aquí a un maestro que si era un auténtico maestro espiritual, ShanJian Dashi, fue su enseñanza la que me influyó para utilizar tan a menudo el término “mente natural”. Curiosamente, nunca le conocí en persona, aunque intercambié e-mails con él. Pero sus libros, que recomiendo encarecidamente, han sido mi maestro, mucho más que los innumerables cursos y charlas de monjes y gurús.

 

Categories: None